fbpx

Sal de la cueva sedentaria. Ponte en forma poco a poco

Has cogido unos kilos de más y no sabes como deshacerte de ellos? Te sientes estancado en tu cueva sedentaria y no sabes como salir de ahí? Necesitas darle la vuelta a la tortilla y comenzar a ser una persona más activa, pero no sabes por dónde empezar?

En este artículo vas a poder ver, paso a paso, cómo abandonar el sedentarismo y ponerte en forma poco a poco de forma coherente, práctica y sostenible en el tiempo 🙂

Introducción

Si te hablo de dietas, estilo de vida saludable, ejercicio físico etc. Se sincero/a ¿Que te viene a la cabeza? Es muy probable que pienses en sacrificios, suplicios, dolores, martirios….y en ganas de huir…

giphy

Este es uno de los errores más grandes que se comenten a la hora de intentar estar más sanos:

Asociar el tener salud a los grandes sacrificios

Creeme que se puede tener un estilo de vida saludable, sin potar en el intento. Solo tienes que ser poner en práctica algunas pautas, y ser consciente de que hay que ir poco a poco.

Poniéndote en forma

No vas a pasar del sofá a correr por el monte. Vas a comenzar a moverte de forma gradual, ya que si no, muy probablemente, acabarías abandonando más pronto que tarde…

1. Empieza poco a poco

Te animo a hacer las tareas fáciles, como ir a comprar al supermercado, en movimiento. Quieras que no, eso, para ti, ya será un logro. Deja el coche o la moto para ir a comprar el pan a la esquina…ve andando o coge la bicicleta.

2. Usa las escaleras

Prohibido coger el ascensor en los edificios, y las escaleras mecánicas en el metro o en los centros comerciales. No existen para ti, por lo que debes usar las escaleras, verás que gran cambio!

giphy-1

3. Saca más a tu perro

Si tienes perro sácalo a pasear más, no seas tu más perro que el…Si tienes un hamster o un pájaro, sácalo también a pasear, por que no? 😉

4. Practica algún deporte

Seguro que hay algún deporte o actividad que te gusta y aún no lo sabes. Aprovecha los fines de semana para ir al campo a caminar, o dar un paseo en bicicleta por la ciudad. Si no te motiva, puedes echarle un ojo a este artículo donde te doy algunos trucos para motivarte a hacer ejercicio.

5. Estira tus músculos

Es muy posible que tus músculos no se hayan estirado en mucho tiempo. Seguramente si recién levantado  haces unos cuantos estiramientos notes un placer asombroso. Busca una rutina de estiramientos y prueba a hacerla, tus músculos te lo volverán a agradecer, aunque sea antes de dormir 😉

6. Apúntate al gimnasio

Puede que nada de esto te convenza y necesites empezar más en serio apuntándote y pagando un gimnasio. En ese caso te puede venir genial comenzar con alguna actividad dirigida, como pilates, aerobic, bodypump o spinning, pero recuerda no intentar ir al nivel de los más avanzados, porque te frustarás.

Siempre hay un comienzo y el tuyo es hoy

Cuidando más tu alimentación

7. Pequeños cambios

Tienes que entender, que al igual que pasa con el ejercicio físico, pequeños cambios marcarán grandes diferencias. No puedes pasar de cenar pizza y hamburguesas todas las noches, a solo comer brocoli con patata cocida…

8. Eliminar antes que incorporar

Primero vas a intentar recortar incluso eliminar alimentos que sabes que no son necesarios ni saludables, y luego ya piensas que incorporar a tu dieta.

9. Ni se te ocurra pasar hambre!

De ser así, la sensación de ansiedad que te va a generar va a hacer que engordes más inevitablemente, ya sea por la »panzá» de comer que te vas a dar en cuanto no puedas más, o por los altos niveles de cortisol que estás generando.

giphy-2

No pasar hambre no significa que te puedas atiborrar a cualquier cosa que pilles! La idea es comer hasta saciarte, pero de alimentos con alto valor nutricional, como pueden ser los huevos, legumbres, verduras, pescado, quinoa, frutos secos naturales etc.

10. No cuentes las veces que comes

No te obsesiones por las 5 comidas diarias. Esto es una pequeña tontería y un gran mito. Come las veces que necesites, en función de tus preferencias, necesidades y posibilidades.

11. Azúcar, tenemos que hablar…

Casi todo lleva azúcar enmascarado…lo que te inflama y te puede hacer enfermar, ralentizar tu metabolismo y disminuir tu energía y vitalidad. Vas a empezar por no añadir azúcar a nada, y endulzar con frutas maduras y a lo sumo algo de miel.

12. Añade alimentos »libres» a tu dieta

En la linea de lo anterior, intenta llevar a cabo una alimentación más natural y menos procesada. Compra menos alimentos que estén encerrados en cajas o envases. Para ello, podría ser interesante que hicieras la compra semanal en supermercados de abastos de toda la vida, y si vas a los supermercados, ve a una hora que no tengas hambre, o estarás perdidito/a.

13. Bebe agua, por el amor de dios!

Si eres de los que estás mal acostumbrado a hidratarte con refrescos azucarados, hazme caso, aunque no lo parezca, estás enfermo por dentro. Será buena idea que comiences a desintoxicarte obligándote a beber agua. Nada más levantarte será un buen momento para comenzar con el hábito.

giphy-3


Hasta aquí el artículo ¿Qué piensas, vas a poner en practica algunos de estos consejos? Mas te vale que si, si no quieres seguir estando en esa cueva oscura y fría que se denomina ‘’sedentarismo’’ 😉

  • >