fbpx

Almidón resistente: Mejora tu SALUD intestinal (y cerebral)

Muchas de las enfermedades crónicas que existen actualmente en los países desarrollados podrían prevenirse o limitarse con cambios en los hábitos nutricionales.

Estas enfermedades tienen relación directa con el aparato digestivo y la microbiota, o lo que es lo mismo:

Las bacterias de tu estómago tienen un impacto directo en tu salud

En este sentido, desequilibrios bacterianos están relacionados con inflamación crónica, enfermedad autoinmune (Chron, Colitis Ulcerosa, sindrome intestino irritable…) y otras enfermedades como obesidad, depresión, diabetes, cáncer de colon etc.

Si quieres prevenir esto, tendrás que mantener unos buenos hábitos nutricionales, y no olvidarte de alimentar a tus bacterias del aparato digestivo, como su fueran tus polluelos.

¿Qué NO ES almidón resistente?

Cualquier almidón refinado que ha pasado por un procesamiento, como en el caso de harinas en el pan blanco, pasta, cereales refinados, galletas, bollería etc.

hidratos-de-carbono

 

 

 

 

 

 

Por desgracia, este tipo de almidones son muy asequibles hoy en día en nuestra sociedad. Baratos, altamente palatables y muy bien (y mal) promocionados por la publicidad.

Estamos, literalmente, rodeados de almidones procesados e inflamatorios.

Estos almidones se digieren de manera fácil y rápida, y estudios científicos lo relacionan con enfermedad crónica y autoinmune en personas y animales. Por este motivo, en los últimos años, la ciencia está investigando y analizando un tipo de almidón que resiste las enzimas digestivas, como preventivo de este tipo de enfermedades.

Almidón Resistente al rescate

El almidón resistente es una sustancia prebiotica que se resiste a la digestión.

Resultado de imagen de almidón resistente

Pasa por el proceso digestivo sin modificarse hasta que llega al colon, donde sirve como alimento a las bacterias (Bifidobacterium y Lactobacillus) y promueve una mayor actividad y crecimiento de las mismas.

Por desgracia, en los países desarrollados, el consumo de almidón resistente es mucho más bajo de lo mínimo recomendado para proporcionar beneficios para la salud, por lo que se hace necesario aumentar las ingestas de este tipo de almidón mediante la dieta, escogiendo alimentos que más adelante verás.

Almidón resistente. Beneficios

Este tipo de almidón no es digerible y sirve de alimento a tu microbiota, por lo que favorecerá la salud de tus propias bacterias intestinales.

▶ Mejora tu metabolismo gracias a que equilibra los niveles de glucosa en sangre tras las comidas y mejora la sensibilidad a la insulina.

▶ Mejora la salud intestinal gracias a una reducción de la permeabilidad intestinal y mejora de la integridad de la mucosa intestinal.

▶ Favorece la pérdida de grasa debido a ese equilibrio de la glucosa en sangre y mejora de la sensibilidad a la insulina y además contiene la mitad de calorías que el almidón normal y aumenta la saciedad.

▶ Produce grasas buenas como el butriato y propionato, relacionados con mayor saciedad, menor acumulación de grasa y protección frente al cáncer de colon.

Tipos de almidón resistente

✅ AR1: Almidón no digerible al estar protegido por las paredes celulares vegetales. Se encuentra en legumbres, cereales integrales y semillas.

✅ AR2: Se encuentra en forma de gránulos dentro de las células vegetales y también resiste a la digestión por parte de la amilasa. Se encuentra por ejemplo en la patata (cruda) y el plátano verde.

✅ AR3: Se obtiene después de cocer y enfriar alimentos ricos en almidón, como podría ser el arroz, pasta integral, patatas y maíz alto en amilosa.

✅ AR4: Es un tipo de almidón artificial modificado químicamente. No existe en la naturaleza.

Por norma general, los alimentos tienen porcentajes diferentes de los tres primeros tipos. Dependiendo además de cómo se preparen o procesen los alimentos el contenido de cada tipo de almidón varía.

Dosis adecuada y alimentos ricos en Almidón Resistente

Nuestros antepasados podían llegar a comer dosis de 30-50 gramos diarios, muy por encima de los 5 gramos aproximados diarios que consumimos en la actualidad de media. Echa cuentas…

Si quieres aumentar el consumo de almidón resistente, estos son los más alimentos con más contenido en este tipo de nutriente:

? Almidón de patata

? Yuca

? Plátano verde

? Legumbres (lentejas y guisantes)

? Arroz (enfriado)

? Espárragos, cebollas, puerros, ajos, col

? Raíz de achicoria

? Cacao puro

? Semillas de cáñamo y lino

Conclusiones

Ya sabes que el almidón resistente se puede encontrar de forma natural en algunos alimentos, aunque también podemos conseguirlo modificando la técnica de cocción de determinados ingredientes, como el arroz, la patata o pasta.

Cocina al dente y deja enfriar esos alimentos, y lograrás un almidón resistente muy interesante para tus bacterias intestinales ?

El almidón resistente es uno de los hidratos de carbono que pueden ayudarte a perder peso si lo incluyes en tus platos de manera habitual, ¿a que esperas para probarlo?

Un abrazo

>