fbpx

Propósitos de año nuevo: ¡Este año si lo voy a conseguir!


¿Eres de las personas que se propone retos y transformaciones para el nuevo año que entra?

Si la respuesta es si, ¿eres del grupo de más del 90% que no solo no los logra, si no que antes de llegar febrero ya han dejado de intentarlo?

Estamos hablando de los típicos propósitos de año nuevo, y para la mayoría de personas, es algo totalmente abstracto, postureo, protocolo irreal, algo que de antemano, no se le da la importancia que se merece.

En este artículo te voy a dar las pautas para que por fin logres tus propósitos y tengas el año que te mereces ?

Qué es un propósito?

Para hacer propósitos de año nuevo, primero tenemos que saber bien que es un propósito y que no.

Propósito, del latín, propositum:

Ánimo o intención de hacer o de no hacer algo,

Objetivo que se pretende conseguir

Para que un propósito se cumpla, tenemos que tener claro el objetivo a lograr, el puerto donde queremos llegar.

Para ello, ese objetivo debe ser coherente, específico y realista primero debe ser específico, medible, alcanzable, realista y un plazo de tiempo.

De nada sirve que tu propósito de año nuevo sea tener salud, dinero o felicidad. La cuestión es:

¿Que acciones vas a hacer, para tener más salud, felicidad o dinero?

Eso es lo realmente importante…

Y ahí, y solo ahí, es donde entran los propósitos, que como entenderás, la mayoría tienen que ver con hábitos.

Propósitos más comunes

Algunos de los propósitos más comunes de año nuevo son los siguientes:

▶ Pasar más tiempo con la familia y los amigos.

▶ Ponerse en forma.

▶ Perder peso.

▶ Dejar de fumar.

▶ Ponerse a dieta y comer saludable

▶ Beber menos

▶ Viajar más

▶ Vivir menos estresado

▶ Ser más organizados

▶ Tener más tiempo libre

La mayoría de los propósitos de año nuevo tienen que ver con cambiar hábitos. Pero muchos también buscan introducir nuevos hábitos.

¿Por que fallamos en nuestros propósitos?

Te voy a contar algunas de las causas por las que creo que la mayoría de gente no logra sus propósitos de año nuevo:

No hay compromiso real

Si no te tomas algo en serio, lo más normal es que acabes abandonándolo. Esto es justo lo que sucede con los propósitos de año nuevo.

Llega la noche vieja, has cogido varios kilos, te sientes inflamado y decides que tienes que cambiar tu situación, pero el dolor que te genera no es tan grande, como tu zona de comodidad:

Resultado? Motivación efímera, extrínseca, irreal…

Si quieres empezar a comprometerte de verdad, coge papel y lapiz y empieza a trabajar los Para qué:

▶ Se sincero contigo mismo y pregúntate:

¿Para que quiero perder peso? ¿para qué quiero dejar de fumar? ¿para qué quiero tener más tiempo libre?

Cuanto más específico sea ese para qué, mayor compromiso y motivación tendrás.

Una vez tengas el para qué, será cuestión de ver que hábitos o acciones tienes que incorporar o eliminar para lograr el objetivo. Por ejemplo:

  • Ir al gimnasio 3 veces por semana para estar en forma
  • Desayunar de forma más saludable sin azúcares para tener más salud
  • Leer media hora de un libro para dejar de fumar
  • etc.

Tus propósitos no son reales, lo siento

Como te dije más arriba, si tu propósito es tener salud, o que te toque la lotería, estás poniendo el resultado en manos del destino, de la inspiración divina, por lo que tu te quitas toda la responsabilidad y te lavas las manos.

Mi respuesta ante eso es: JA

Así nunca vas a conseguir nada…Tienes el 100% de responsabilidad en tus hábitos, en tus resultados, en tus propósitos. El 100%

Si no eliges objetivos más específicos y realistas, y no eres consciente de que eres el único responsable, acabarás desmotivado, abandonando.

Quieres pasar de 0 a 100, quieres ir por la autopista con una bici

Y créeme que ir por la autopista con una bici, no es coherente, práctico ¡ni seguro!

Llevas 40 años con malos hábitos, no puedes pretender en 2 meses ver los resultados que te gustaría.

Si llevas toda la vida comiendo mal, no te pongas como propósito que tu alimentación sea super saludable.

Ve poco a poco y proponte los siguientes objetivos:

  • Desayunar mejor
  • Comer menos pan
  • No picar entre horas
  • Reducir el consumo de refrescos

Verás como poco a poco vas pudiendo ser cada vez más ambicioso.

Tienes muchos propósitos a la vez

Has engordado esta Navidad, te sientes mal y no te gusta lo que ves en el espejo. Estás inflamado, no tienes suficiente energía y te preocupa tu situación.

Oh, a mi también me preocupa…

Ok, tienes una oportunidad. Llega el 31 de diciembre y coges un papel y lápiz. ¡Vas a hacer una lista de nuevos propósitos!

No te das cuenta, pero formas una lista de 20 hábitos y el 1 empiezas con todos del tirón (bueno el 2, que el 1 tenías comida familiar).

El 2 te apuntas al gimnasio, comes arroz y pollo, no te fumas ni un cigarrillo, no tomas ni una cerveza, meditas 10 minutos, no te muerdes las uñas, lees durante 30 minutos y sales a correr 5 minutos (es que hacía frio).

Resultado de todo esto?

El 15 de enero no puedes más y dices ”esto no es para mi”

Esto te pasa por ir de golpe con todo. No es coherente ni realista.

El año es muy largo, ve poco a poco poniendote pequeñas metas, y ve motivandote con los resultados.

Si pretendes cambiar de repente todos tus hábitos, estás destinado a fracasar.

Plan de actuación de nuevos hábitos para el nuevo año

Bien, ya te haces una idea aproximada de lo que tienes y no tienes que hacer. Ahora te propongo un plan de acción, ¿te parece?

1. Empieza con un solo propósito

En lugar de elegir 12 propósitos y fracasar 12 veces, es mejor elegir 1 solo propósito y poner el foco en el.

Verás como te resulta mucho más sencillo.

? Elige un solo propósito para los próximos 3 meses

? Escríbelo en papel para sacarlo de tu cabeza, de esa manera ya no te generará estrés y estarás más cerca de lograr el objetivo

2. Convierte tu propósito en una acción específica

Simplifica.

Piensa ¿qué acción fácil y sencilla podría hacer ahora mismo para empezar con mi propósito?

? Trata de que esa acción sea fácil de realizar, cómoda y que te genere buenas sensaciones, con el objetivo de mantener la adherencia y constancia del hábito.

Y por supuesto, que la acción sea específica y acorde con el objetivo que quieres lograr.

Ejemplo:

Cuando termine de comer, me pondré mi música favorita, mis zapatillas de deporte que me han regalado los Reyes Magos y saldré a caminar media horita. Luego de eso me ducharé y me pondré mi serie favorita de Netflix.

3. Si no logras el punto anterior, simplifica aún más

Es posible que te cueste mantener el hábito y es normal, no estás acostumbrado…¡simplifica más tu acción!

Piensa en tu peor día posible, estás cansado, enfadado y solo sientes estrés y frustración: ¿Podrías mantener esa acción?

? Si la respuesta es no, tu acción no es lo suficientemente fácil de lograr.

Regresa al punto 2 y escribe una acción aún más fácil de lograr.

Ejemplo:

Cuando termine de comer, me pondré mi música favorita, mis zapatillas de deporte que me han regalado los Reyes Magos y saldré a caminar media horita. Luego de eso me ducharé y me pondré mi serie favorita de Netflix.

Tras una pequeña siesta después de comer, me activaré haciendo 10 sentadillas.

Como ves, todo suma…Esto, que parece una tontería, te garantiza ser constante con tus propósitos incluso en los peores días, demostrandote que puedes conseguirlo, y aumentando así tu motivación y fuerza de voluntad.

4. Empieza hoy mismo, ¡no esperes más!

¿Que te impide salir ahora a la calle y pasear 10 minutos?Estoy seguro que te vendrán mil excusas a la cabeza…

  • Hace frió
  • Tengo que preparar la cena
  • Me duele la cabeza
  • Estoy cansado

Cuéntame más!

Son todo excusas de tu mente para no salir de tu zona de confort. Pero bueno, te doy de margen hasta el 2 de enero ?

? Ponte un día y apuntalo en el calendario como fecha importante (muy importante). 

Es más, ponte una alarma en el móvil y visualiza ese día…Va a suponer un antes y un después para ti.

Cuando llegue el día, sonríe y agradece la oportunidad que te estás dando.

Por la noche, antes de dormir, pregúntate:

¿Logré el objetivo?

Puedes apuntarlo en una agenda, o ir tachando días en el calendario. El hecho de ver tus progresos aumentará más tu motivación.


Bueno y hasta aquí el artículo de los propósitos ? ¿Que tal, te ha gustado? Espero que si y que sobretodo te haya servido mucho para entender la psicología de estos propósitos.

No dejan de ser hábitos…Todo es cuestión de compromiso, constancia y muchas ganas de lograr una mejor versión ?

Feliz comienzo de año nuevo!


>