fbpx

Aceite de Coco. Todo lo que tienes que saber

Hace unos años, el aceite de coco era casi un veneno mortal (por la grasa saturada). 

Sin embargo, no todas las grasas son iguales y hoy en día numerosos estudios científicos avalan los beneficios del aceite de coco virgen extra, a pesar de su alto contenido en grasa saturada.

El secreto puede radicar en el ácido láurico, que más adelante analizaremos.

Composición

El aceite de coco puro virgen extra es el aceite más rico en ácidos grasos saturados de cadena media (AGCM), principalmente compuesto por ácidos grasos láurico, cáprico y caprílico.

Éstos son escasos en nuestra dieta, mientras que los triglicéridos de cadena larga (ACCL) son los más consumidos (98%).

➡ Ácido láurico 47%
➡ Ácido caprílico 7.5%
➡ Ácido cáprico 6.4 %

Ácidos grasos de Cadena media (AGCM)

Los ácidos grasos de cadena media son ácidos grasos saturados compuestos de 8 a 10 carbonos y tienen características nutricionales únicas, diferentes a las de otros ácidos grasos de cadena larga.

Te cuento algo sobre este tipo de ácidos grasos:

Los AGCM son más fácilmente digeribles y absorbidos que los ácidos grasos de cadena larga

Se utilizan fácilmente como energía directa, en lugar de destinarse a la formación de tejido adiposo (Los AGCM no requieren ácidos biliares o lipasas pancreáticas para romperse, por lo que pueden ser absorbidos y enviados directamente al hígado, donde se metabolizarán de forma similar a los carbohidratos.

Los AGCM son ampliamente vendidos en países como Japón como aceite para freír, con menor propensión a causar enfermedades cardiovasculares, debido a que no se transforma en grasas trans a altas temperaturas.

Principales fuentes de AGCM

La principal fuente se encuentra en la leche humana materna (casualidad?) en forma de ácido láurico. Y como ya hemos visto, también en el aceite de coco.

Hablemos ahora del ácido láurico:

El ácido láurico

Cuando está presente en el cuerpo, el ácido láurico se convierte en monolaurina, un compuesto que es muy tóxico para los virus, bacterias, hongos y otros microorganismos debido a su capacidad para alterar sus membranas lipídicas y virtualmente destruirlos. 

Sin ácido láurico, la monolaurina no puede ser producida por el cuerpo.

Por todo esto, numerosos estudios científicos han observado que el consumo de regular de aceite de coco mejora la inmunidad, reduce la incidencia de enfermedades y puede favorecer casos de obesidad.

Beneficios del aceite de Coco

Energía rápida

Los ácidos grasos de cadena media se procesan a través del hígado y se utiliza para obtener energía inmediata. No se almacena. Así pues se utiliza casi como un hidrato de carbono, pero sin el aumento correspondiente de insulina.

Estimula el sistema inmunológico

El ácido láurico (grasa principal de la leche materna), cáprico y caprílico son antioxidantes, antivirales, antibacterianos, antimicóticos y antiparasitarios.

Cardiosaludable

Existen poblaciones que basan su dieta en un alto contenido de aceite de coco, y su salud cardiovascular es más que significativa. 

Esto demuestra que el consumo de una dieta alta en grasas saturadas de origen natural no es peligroso para su salud, pero es, de hecho, saludable. 

El aceite de coco mejora la relación de colesterol.

Aumenta el metabolismo

Esas poblaciones descritas arriba (de mayor uso de cocos) eran también muy delgados.

Estimula la tiroides

Aceites vegetales no saturados (como el aceite de soja y aceite de maíz) bloquean la secreción de la hormona tiroidea. La grasa saturada en el aceite de coco no.

Fácil de digerir

El aceite de coco se digiere y se absorbe muy fácilmente en comparación con el aceite vegetal. El aceite de coco ayuda a aliviar y curar problemas intestinales así como mejorar su función.

Aumenta la absorción de minerales

El aceite de coco ayuda al cuerpo a usar el calcio y el magnesio, minerales que son especialmente importantes para la salud ósea.

Genial para las mujeres embarazadas y lactantes

En las mujeres embarazadas, ayuda a equilibrar las hormonas, a controlar la diabetes gestacional, a producir más leche, y con mayor regularidad, a estar más despiertas etc

Obesidad y Seguridad

Los ácidos grasos de cadena media ya se utilizan actualmente en nutrición para bebés prematuros, y se está investigando mucho su papel en el tratamiento y prevención de la obesidad.

Además, tomar aceite de coco no causa dislipemia (colesterol alto) y parece promover una reducción en la obesidad abdominal.

El aceite de coco en Deportistas y Sedentarios

En un articulo publicado en el American Journal of Clinical Nutricion observaron que una fuerte restricción de calorías en la dieta podía producir una reducción del metabolismo y podía favorecer la acumulación y mantenimiento de las reservas de grasa.

Es por esta razón, que durante años se han buscado estrategias para la pérdida de peso tratando de reducir el número de calorías sin que el cerebro percatara un »peligro» que le llevara a promover el »ahorro de energía».

¿Te suena la hipótesis de comer 5 veces al día? De aquí viene… 

Beneficios del aceite de coco para deportistas y sedentarios:

  • Energía para nuestros músculos y cerebro. Al promover la utilización de la grasa como fuente de energía, se reducen los niveles de lactato en sangre, lo que indica una menor acidez durante el ejercicio.
  • Aporte calórico suficiente para no entrar en estado “de ahorro”
  • Favorece el metabolismo lipídico, o lo que es lo mismo, favorece la utilización de las reservas de grasa como fuente de energía
  • Favorece la sensación de saciedad, por lo que comerás menos
  • Muy útil en niños, para asegurar un crecimiento muy sano de los huesos y dientes

¿Cuanto aceite de coco tomar?

Según los investigadores, un adulto debe consumir alrededor de 3-4 cucharadas de media al día para obtener beneficios.

La misma cantidad de ácidos grasos de cadena media que un lactante recibiría en un día.

Para aquellos que no están acostumbrados al aceite de coco en su dieta, mejor es empezar con una cantidad menor y ver cómo reacciona el cuerpo antes de seguir la cantidad recomendada.

¿Cómo tomar el aceite de coco?

Es fácil de incorporar el aceite de coco en tu dieta diaria. 

Es el mejor aceite para cocinar (mantener el aceite de oliva virgen extra para ensaladas), ya que se mantiene estable a altas temperaturas. Puedes agregarlo a tus batidos energéticos, o tés, creando un espesor suave y delicioso.

Opción A:  Tomar una cucharada de 1 a 4 veces al día en crudo.

Opción B: Integrar el aceite de coco en tu dieta diaria. Por ejemplo:

  • Añadir al yogur, a la ensalada, al sándwich
  • Úsalo para freír

Conclusiones

Después de haber visto y analizado todo lo anterior, podemos concluir que el aceite de coco es un alimento realmente interesante para niños, deportistas y personas activas que tienen una vida sana.

Favorece la sensación de saciedad, favorece el metabolismo lipídico fomentando la perdida de grasa visceral u subcutánea.

Por otro lado, si eres una persona sedentaria, ¿a que esperas para moverte? controla la ingesta de cualquier tipo de aceites, ya que son muy caloricos.

Además, creo que es importante destacar, que la grasa del coco no debe ser la única grasa que consumamos

Se deben introducir ácidos grasos poliinsaturados, cómo por ejemplo el Omega-3 (pescado) y el Omega-9 (aceite de oliva) en la dieta, para no provocar que las membranas de nuestras células sean demasiado rígidas, provocando una pérdida de función de la célula.

Por último, si te decides a consumir aceite de coco, asegúrate que sea virgen extra, sin refinar, o directamente compra el fruto del coco. 

Referencias

1.   Assunção ML, Ferreira SA, dos Santos AF, Cabral CR Jr, Florencio TM. Efectos del aceite de coco en la dieta sobre los perfiles bioquímicos y antropométricos de mujeres que se presentan obesidad abdominal. Lípidos [serie en línea] . 2009; 44:593-601.Disponible en:  Acceso en julio 20,2011.

2.   Bhatnagar AS, Prasanth Kumar PK, Hemavathy J, Gopala Krishna AG. Composición de ácidos grasos, la estabilidad oxidativa y la actividad de captación de radicales de aceite vegetal se mezcla con aceite de coco.  Revista de la Sociedad Americana de Químicos de Aceite [serie en línea] . 2009; 86:991-999. Consultado el 20 de julio de 2011.

3.   Chu M. puntos de humo de distintas grasas. Disponible en: Consultado el 20 de julio de 2011.

4.   De Vogel-van den Bosch J, van den Berg SA, Bijland S, et al. Las dietas altas en grasas ricas en ácidos grasos de cadena larga-media versus inducen patrones distintos de resistencia específica del tejido a la insulina. J Nutr Biochem [serie en línea]. 2011; 22:366-371 . Consultado el 20 de julio de 2011.

5.   Fife BF. El aceite de coco y la salud. En: Adkins SW, Foale M, Samosir YM, eds. Posibilidades-revival nueva de coco para el «árbol de la vida ‘. Actas del Foro Internacional de coco; 22 a 24 noviembre, 2005; Cairns, Australia. ACIAR Proceedings 125 Consultado el 20 de julio de 2011.

6.  Fomentar R, Williamson CS, aceites Lunn J. culinarias y sus efectos sobre la salud. British Nutrition Fundación Boletín Nutrición [serie en línea] . 2009; 34:4-47.  Consultado el 20 de julio de 2011.

7.   St-Onge MP, Bosarge A, Goree LL, Darnell B. triglicéridos de cadena media del consumo de petróleo como parte de una dieta de pérdida de peso no conduce a un perfil metabólico desfavorable en comparación con el aceite de oliva. J Am Coll Nutr [serie en línea]. 2008; 27:547-552.  Consultado el 20 de julio de 2011.

8.  St-Onge MP, Ross R, Parsons WD Jones PJ. Triglicéridos de cadena media aumentan el gasto de energía y disminuir la adiposidad en los hombres con sobrepeso. Obes Res [serie en línea]. 2003; 11:395-402.  Consultado el 20 de julio de 2011.1.

9.   M-P. St-Onge, P.J.H. Jones (2003). «Greater rise in fat oxidation with medium-chain triglyceride consumption relative to long-chain triglyceride is associated with lower initial body weight and greater loss of subcutaneous adipose tissue». International Journal of Obesity 27:  pp. 1565–1571. doi:10.1038/sj.ijo.0802467PMID 12975635.

10.   Physiological Effects of Medium-Chain Triglycerides: Potential Agents in the Prevention of Obesity. Marie-Pierre St-Onge and Peter J. H. Jones (2002).

11.   A randomized double-blind controlled trial comparing extra virgin coconut oil with mineral oil as a moisturizer for mild to moderate xerosis. Agero AL, Verallo-Rowell VM (2004).

12.   Ingle DL, Driedger A, Traul KA, Nakhasi DK. Dietary energy value of medium-chain triglycerides. J Food Sci 1999; 64: 960-3.
Anonimous. Medium chain triglycerides. Monograph. Altern Med Rev 2002; 7: 418-20.

13.  Nosaka N, Kasai M, Nakamura M, Takahashi I, Itakura M, Takeuchi H, et al. Effects of dietary medium-chain triacylglycerols on serum lipoproteins and biochemical parameters in healthy men. Biosci Biotechnol Biochem 2002; 66:1713-8.

>