fbpx

Hiponatremia. Evita la intoxicación por agua

La hiponatremia del ejercicio es una condición hidroelectrolítica que se produce cuando los niveles de sodio (Na) en la sangre se ubican por debajo de 135 mmol/L, durante el ejercicio o luego de su realización. El sodio es un electrolito importante en el espacio extracelular y tiene funciones muy específicas relacionadas con el impulso nervioso y con el mantenimiento de la volemia (nivel de líquido en el cuerpo).

En muchos de los eventos de larga duración o de no tan larga, pero en ambientes muy calurosos, es responsable del desvanecimiento de muchos atletas que posteriormente requieren hospitalización y lo más grave aún, es que en muchos casos se piensa que el problema es deshidratación y el tratamiento inadecuado puede emporar el caso. Si la hiponatremia no se trata a tiempo y de manera adecuada puede dejar secuelas importantes e incluso producir la muerte.

La hormona antidiuretica (ADH) es la encargada de regular el contenido de agua del organismo. El agua que sale del grifo, tiene muchas sales y minerales, lo que provoca la no activación de la hormona antidiuretica  y asi poder orinar facilmente, hagamos o no una actividad. Por el contrario, si bebemos agua sin apenas sodio, activaremos la hormona, por lo que el cuerpo entrara en alerta inhibiendo la salida de la orina para evitar la deshidratación. ¿Que sucede entonces cuando practicamos deporte durante mucho tiempo y bebemos agua sin apenas contenido en sodio? Que al estar desactivada la hormona ADH, no tendremos ganas de orinar, y seguiremos bebiendo agua y más agua, lo que puede originar la hiponatremia.

Síntomas

Los síntomas pueden aparecer durante el ejercicio o después del mismo e incluyen: dolor de cabeza, debilidad, cansancio, anorexia, fatiga, nauseas y en el peor de los casos edema cerebral.

La hiponatremia puede confundirse con el golpe por calor y las diferencias más importantes son que en el golpe de calor la temperatura rectal es mayor o igual a 41 grados y la apariencia del sujeto es de deshidratado; mientras que en la hiponatremia la temperatura es menor de 41 grados y su apariencia no es de deshidratadción sino mas bien edematizado (hinchado), con edema en manos por ejemplo. El diagnóstico se confirma con una prueba de sangre (sodio inferior a 135 mmol/L).

Siempre que se sospeche de hiponatremia debemos evitar la entrada de líquido vía oral o intravenosa de sueros o bebidas con bajo contenido de sodio y propiciar la ingesta de alimentos sólidos ricos en sal hasta que el sujeto comience a orinar

Causas y factores de riesgo

– Hidratación durante el ejercicio con mucha cantidad de líquido sin sodio (muchas de las botellas que se venden en el mercado) y/o rehidratación de pérdidas post-ejercicio sólo con agua y comidas sin suficiente sal.

– Los deportistas que presentan mayor riesgo son aquellos que entrenan por periodos superiores a las tres horas y los sujetos de baja condición física que compiten en eventos de larga duración, porque tardan más tiempo en terminarlos y por ende toman mayor cantidad de líquido.

– Muy baja ingesta de sal en la vida diaria en gente físicamente muy activa

– Perdidas aumentadas en el sudor durante ejercicios sin una adecuada suplementación de sal durante y/o después.

– Excesiva ingesta de agua en condiciones de reposo.

¿Cómo evitar la hiponatremia?

Evitar ingerir cantidades grandes de agua sin sales en ejercicios mayores de 2 horas.

– Usar bebidas energéticas con sales a partir de los 60 minutos de iniciada la actividad.

– Agregar sal a las bebidas deportivas si la duración del evento es mayor de tres horas. Se puede agregar entre 0,5-1g de sal por litro de bebida energética.

– Procurar que la comida del día antes y después del ejercicio tenga suficiente sal.

>