fbpx

Dieta Alcalina. O cómo engañar al público

Hola, que tal? Te presento a las dietas milagrosas.

En este artículo nos vamos a centrar en la alcalina, pero hay muchas otras, como la disociada, atkins, dukan, del mar, de la zona…

Este tipo de dieta milagrosa gira en torno al equilibrio del pH. Eslogan del tipo: »El verdadero secreto de las celebridades y atletas del alto rendimiento es comer alimentos alcalinos y no comer alimentos acidos». Después de esto, como comprenderás todo deja de tener sentido…

Pero ¿hay alguna buena evidencia detrás de la dieta alcalina? Echemos un vistazo.

¿Qué es la dieta Alcalina?

El pH es una medida para determinar la acidez o alcalinidad de una disolución. Se organiza del 0 al 14, siendo el 0 lo más ácido y el 14 lo más básico o alcalino.

A56

Hay que remarcar que el pH sanguíneo es ligeramente alcalino, fluctuando entre 7,36 – 7,44. Es importante tener en cuenta que una acidificación de la sangre a menos de 6,8 conlleva graves problemas de salud, pero una alcalosis de más de 8 también y también, que el valor de pH varía mucho dentro del cuerpo. Algunas partes son ácidos, otras son alcalinas. No hay un nivel establecido. Por ejemplo el estomago es muy ácido, mientras que la sangre es ligeramente alcalina.

Visto esto, la dieta alcalina se basa en la idea de que los alimentos que comes pueden alterar la acidez o alcalinidad (el PH) de tu cuerpo. Esta dieta busca alcalinizar el pH de la sangre cosa, que es imposible como ahora veremos.

Según los defensores de esta dieta, alimentándote solo de alimentos alcalinos, evitarás enfermedades, potenciarás tu bienestar y te librarás de prácticamente TODOS los males de la sociedad…

Alimentos ácidos incluyen proteínas, fosfatos y azufre, mientras que los alcalinos incluyen calcio, magnesio y potasio:

  • Ácidos: Carne, aves, pescado, productos lácteos , huevos, cereales y alcohol.
  • Neutros: grasas naturales, almidones y azúcares.
  • Alcalinos: Frutas, frutos secos, legumbres y verduras.

¿Se puede cambiar el PH de la sangre?

El cuerpo tiene muchos mecanismos para REGULAR óptimamente el equilibrio del PH en tu cuerpo. Afortunadamente, estos mecanismos hacen que sea imposible prácticamente cambiar el valor del PH (cambiaría por motivos como insuficiencia renal) mediante agentes externos. Si dependiera todo de nuestra dieta…imagínate el descontrol!!

Lo que si se puede cambiar es el pH de la orina, pero eso no significa que el pH de la sangre haya cambiado. Es decir:

El cuerpo ( los riñones específicamente ) es increíblemente eficiente en mantener un rango muy estrecho en el valor del pH, por lo que no se puede variar mediante la dieta. Cuando se comen productos de carácter ácido como las proteínas, los ácidos resultantes se neutralizan con iones bicarbonato. De esta forma se crea CO2 y sales que se excretarán. El riñon creará nuevos iones bicarbonato para sustituir los que han sido usados para neutralizar los ácidos, creando un ciclo que se mantiene estable.

Relación ácido-osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad ósea degenerativa que se caracteriza por una disminución progresiva en el contenido mineral óseo. Esta enfermedad es especialmente común entre las mujeres postmenopáusicas y puede aumentar peligrosamente el riesgo de fracturas.

Muchos defensorOSTEOPOROSIS ENTRENASALUDes de la dieta alcalina, creen que a la hora de mantener un pH constante de sangre, el cuerpo toma minerales alcalinos (calcio) de los huesos, para amortiguar los ácidos de los alimentos generadores de ácido que consume. Pero, y que papel jugarían entonces los riñones? Es que nadie piensa en los riñones? Éstos son los principales encargados para eliminar los ácidos y regular el pH del cuerpo.

Otro problema de esta hipótesis es que ignora uno de los principales impulsores de la osteoporosis, perdida o falta de colágeno en los huesos. Ésta perdida, está fuertemente ligada con niveles bajos de ácido ascórbico (vitamina C) en la dieta

Para finalizar, decir que no hay NINGÚN estudio cientifico que haya encontrado una relación entre el ácido de la dieta y la densidad ósea. Ni tampoco hay estudio alguno en relación pH de la orina y la salud ósea.

Contrariamente a la creencia popular, las dietas altas en proteínas (ácidas) están realmente vinculados con huesos más sanos, debido al aumento de vitamina D (fijadora de calcio a los huesos) y a la activación de la hormona IGF-1 que estimula la reparación de músculo y hueso.

¿Y que hay del cáncer?

La revisión más completa disponible sobre la dieta ácida y el cáncer llegó a la conclusión de que no existe una relación directa de causalidad. 

A pesar de esta evidencia, muchos todavía sostienen que el cáncer sólo crece en un medio ácido y se puede tratar o incluso curar con una dieta alcalina. Esto es erróneo debido a varias razones:

  • Las células cancerígenas no están restringidas únicamente a ambientes ácidos. Es más, el cáncer, desgraciadamente, crece también en tejidos normales que tienen un pH ligeramente alcalino (estudio)
  • No es que el ambiente ácido genere cáncer. Es el cáncer el que genera un ambiente más ácido (estudio)

¿Que conclusión sacar de todo esto?

  • Hay muchísimas tribus que se alimentan principalmente de alimentos de origen animal, y no tienen ningún impacto negativo en su salud, por lo que no podemos extrapolar mensajes equivocados a la población.
  • Si por casualidad siguieras una dieta alcalina, no te iba a hacer daño, ya que es bastante saludable al fomentar el consumo de frutas, verduras y alimentos de origen vegetal, mientras se evitan los procesados.
  • Sin embargo, las afirmaciones que esta dieta promulga, no están apoyadas ni por la ciencia, ni por la evidencia evolutiva, ni por la fisiología humana, lo que la convierte en una mentira más, en una dieta milagrosa que promete cosas que no son reales.
  • Estos alimentos ácidos que según la dieta alcalina no se deben ni probar, incluyen aminoácidos esenciales, y ácidos grasos saludables, tan necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo.
  • Consume tanto alimentos ácidos como alcalinos. El secreto está en escoger alimentos de buena calidad, lo menos procesados posibles, y tu cuerpo se encargará de equilibrar el pH.

Bibliografía consultada

>